Rafael Castillo Tras un trágico accidente, llegan los semáforos a Polledo

    Uno lo instalarán en el cruce de la avenida con Sudamérica. Allí, la semana pasada, un joven atropelló a una familia y mató a un nene. Era un viejo pedido de la gente de la zona.

    Por Brian Pécora

    Todavía conmocionados por el accidente protagonizado la semana pasada por un menor de 16 años que atropelló a Noemí Sosa (25) y sus dos hijos, una beba de dos meses y Uriel, un chico de cuatro años que falleció en el acto, los vecinos de Rafael Castillo reclaman medidas preventivas. Según cuentan, ya habían solicitado la construcción de lomos de burro a lo largo de la Avenida Polledo. Si bien en el cruce con Sudamérica, donde ocurrió el accidente, hay un reductor de velocidad, la gente asegura que “es muy fino y como los autos vienen con envión no sirve de nada”. En medida de protesta, el jueves de la semana pasada cortaron la calle.

    Al ser consultados por el Zonal, desde la Secretaría de Tránsito informaron que “la semana que viene empezarán a instalarse semáforos en los cruces de la Avenida Polledo con Blomberg, Mont y Sudamérica. La obra se inicia en ese punto por la cercanía de colegios, pero después avanzará hacia la ruta 17″. Con respecto al reclamo vecinal, aseguran que en la Comuna no tenían registrado ningún pedido formal.

    La llegada de los semáforos tranquiliza a la gente del barrio. “Es un lugar que transitan muchos niños, ya que hay dos o tres colegios alrededor. Por eso el año pasado y éste protagonizamos cortes pidiendo también un puente que funcione como cruce peatonal entre las avenidas Polledo y Casares”, cuenta Adrián, un vecino que espera que su hijo vuelva de la escuela.

    El malestar vecinal comenzó hace tiempo, debido a que, según lo que expresan, ya hubo otros accidentes sobre la avenida. “Hace dos meses un chico murió al ser atropellado. Otro caso fue el de Lorena Sotelo, que se salvó de milagro”, cuenta otro vecino que prefiere no dar su nombre.
    Marcela trabaja en un negocio del barrio y es una de las que sostiene que los choques suceden porque “hay pocos reductores de velocidad”. Y agrega: “Para colmo, los dos que hay, están mal hechos. Los autos no frenan y las motos los esquivan por los costados”.

    Por su parte, Juan Guzmán, uno de los frentistas de Polledo al 1600, crée que los accidentes se generan porque “muchos circulan a gran velocidad por la avenida. La usan como si fuera una autopista, sin medir las consecuencias”. Sin embargo, al igual que otros vecinos, asegura que el problema no es sólo de los automovilistas. “Como no hay veredas o están llenas de pozos y cascotes, muchos prefieren caminar por la calle. Eso aumenta el peligro de un accidente. Esperemos que todo mejore cuando empiece a funcionar el nuevo semáforo”, dice.

    Comentarios con Facebook

    Dejar una respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here